La banda sonora de mi vida

Guecica lanzó un reto hace un par de semanas (podéis verlo aquí) para que dibujasemos la banda sonora de nuestra vida. Yo como me encantan estas cosas, no dude un momento en aceptar y aprovecho esta semana dedicada a mi mismo para poner un poco de música a mi vida. Gracias por este reto Guecica, ha sido realmente divertido escribir esta entrada.

1 – Canción que escuchas cuando estás feliz.

Si tuviera que elegir solo una sin duda sería Dreams de Van Halen.

 

2 – Canción que escuchas cuando estás triste.

No soy de los que escuchan baladas en un mal día para sentirme aún más deprimido. Cuanto peor estoy, más azul ha de ser la música que escuche. Así que sería una cualquiera de mi recopilación de temas AOR, y por no repetir Dreams que es de las que mas cachondo me ponen, por elegir una, Here By My Side de Lionville.


3 – ¿Qué canción va a sonar el día de tú boda?

Comoorrrr. ¿es que me voy a casar otra vez? Pues no recuerdo gran cosa de la música que sonó en mi boda. De echo no hicimos baile ni nada de eso porque particularmente son cosas que me ponen de los nervios. Llamarme raro pero no soporto a la gente con dos copas demás haciendo el gilipollas en una boda.

4 – ¿Que canción te hace bailar en tu casa?

Joder que pregunta. Pues muchas, no tengo una definida. Últimamente he rescatado Blind Rage de Accept y es lo que hace que sacuda mi cabeza estos días.


5 – Que escuchas cuando estás por ahí.

“Por ahí” puede ser en la calle, en el super, en el coche….Pues mp3 y lo que me apetezca pero yo traslado la pregunta a ¿que escuchas cuando estás de bares? y si de bares hablamos, hay dos que son mis favoritos El Dorado y Asterisco, buen ambiente y mejor música.

Y como Juan de El Dorado es un Purple brother como yo, gozo como un enano cuando pincha algo suyo.

6 – ¿Qué canción escuchas cuando estás cabread@?

Más que una canción un grupo. Hace años era el Reign Blood de Slayer, pura mala leche en apenas treinta minutos. Actualmente me ayudan a bajar la adrenalina Arch Enemy y Nemesis es mi  canción preferida.

 

Y si aún estoy “rarito” Chimaira suenan de seguido.

 

7 – ¿Que canción sonaría en tú funeral?

Este debate estuvo presente en Mentalparadise, pero salvo Adrían que lo tiene bastante claro nadie se decidió por una en concreto. Yo tampoco se lo que sonará en mi funeral aunque ya tengo escrito  mi epitafio. Pero como de música y funerales va la cosa, esta canción de Warcry aúna ambas cosas. Atentos a la letra.

 

8 – ¿Que canción hace que bailes como un@ loc@ en una fiesta?

Generalmente no bailo, tengo bastante sentido del ridículo y si he dicho que no soporto ver a la gente haciendo el imbecil bailando en una boda no voy a dar pie a comentarios haciendo lo mismo. Dejando atrás los años de contorsionismos airguitarreros con El Pelos y demás desfases bailongos, hay una canción que siempre que suena en alguno de los garitos a los que vamos, y si no, la pido, que me pone como una moto es esta.

 

9 – Última canción que escuchaste.

¡Coño! pues Du Hast de Rammstein jajajaja. No he podido evitar ver el vídeo mientras escribía esto. Pero ayer antes de bajar del coche por la noche esto es lo que estaba sonando.

 

10 – Canción que te trae más recuerdos.

Pregunta sin contestación posible. Muchas.

11  – Canción que te hace llorar

La última que me hizo ponerme tonto fue Come Join the Murder. Y para no repetir vídeo, que lo puse hace poco, os dejo esta versión que parece la hayan grabado en El Dorado. Cerveza en mano, una obra maestra.

 

12 – Canción que más odias.

Guecica no eligió una canción, sino vamos a decir, una parte bastante odiosa todo hay que decirlo del patrimonio estudiantil de este país. La Tuna. Sería demasiado obvio decir que odio el reggaeton. Se me anquilosan los dedos de escribir esta palabra en Mentalparadise.

Pero me voy a mojar y de  que manera. No voy a elegir una canción sino todas. Por encima del paquete que le tengo a Joaquin Sabina, y ojo, es mucho. Superando con creces la incredulidad que suscita en mi los elogios que reciben Coldplay, segunda en el escalafón de grupos que más odio, nada es comparable a lo que siento por U2. ¡la de ostias que me van a caer! pero no puedo con ellos. LOS ODIO CON MAYUSCULAS.

13 – Canción favorita de todos los tiempos.

Tengo muchas favoritas, así que si digo Highway Star inmediatamente diré, Hotel California o Fast as a Shark o cientos de ellas. Mi género favorito es el rock. Pero hay una canción que bajo mi punto de vista es la mejor canción de la historia. Hace poco se lo comentaba a mi hija. Un músico callejero interpretaba esta canción en la calle Laurel y Carla me preguntó si la conocía: “Mira Carla, esta canción para mi, incluso por encima de Highway Star de Purple, para mi, fíjate lo que te digo, es la mejor canción de la historia”

Un cachondo el amigo Franky al presentar la canción: “I hate this song”

 

Y ahora toca retar. No voy a retar a ningún blog de temática musical, sería demasiado obvio. Tengo muchos seguidores ajenos a esta temática que han demostrado a lo largo de este tiempo que no tienes que ser un “pesao” melomano para tener buen gusto. Y mis retados son.

Francisco de: http://franciscojaviertostado.com/

Antoncaes de:

Whichiluca de: https://wichiluca.wordpress.com/ para que recordando, cure en lo posible ese dolor que le atenaza. Y aquí quiero dar las gracias a todos por la “amistad” que se ha creado más allás de nuestros blogs en los que nos hemos confesado en algunos casos mucho más que inquietudes musicales. Un abrazo Wichiluca y ánimo.

 

Anuncios

Chiquipoetas 2015

Mi hija y yo tenemos la costumbre, sana costumbre de leer por las noches desde que era pequeña. Cuando Carla tenía tres o cuatro años lo que realmente le gustaba era que le contara cosas de cuando yo era pequeño. Me tumbaba a su lado en la cama y comenzaba a desgranarle recuerdos de mi infancia.

De los clásicos cuentos de princesas hemos pasado a las peripecias de modernos detectives vampiros, a las aventuras del perspicaz Gerónimo Stilton o los siempre entretenidos libros de Los Cinco. Aunque ultimamente lo hacemos menos a menudo de lo que quisiéramos debido a la carga de deberes que le mandan en el cole, y tenemos La Historia Interminable haciendo honor a su título, aparcada para cuando terminen los exámenes.

La siguiente en ser devorada será la saga de C.S.Lewis Las Crónicas de Narnia.

No se si debido a esa afición que he tratado de inculcarle desde pequeña ha echo sus pinitos escribiendo y el pasado viernes le entregaron el primer premio de poesía Chiquipoetas 2015. (el pasado año quedó finalista).

CC3VtWdWAAAGk7y

 En el acto de entrega estuvo el escritor riojano Antonio de Benito que dijo que si leer nos hace libres escribir hace que escapemos de este mundo y nos adentremos en un mundo de fantasía.

El último párrafo de uno de esos libros que he leído con mi hija describe perfectamente lo que es la fantasía.

“Las Alas de la fantasía son importantes para volar alto, cada vez más alto. Cada uno debe tener la valentía de alzar el vuelo. Habla de tus sueños y tus ideales con las personas que amas, descubrirás que juntos podéis hacer realidad sueños bellísimos,¡como un mundo mejor, lleno de paz y de amor para todos!
¡Todos los sueños que vienen del corazón tienen alas!”

¿Qué es un libro?

Un libro es un amigo,
viaja, sueña, duerme contigo.
Esta lleno de aventuras,de malvados piratas
o astronautas que viajan a las alturas.

Es una ventana a otro mundo
en sus páginas me hundo.
Con personajes de otros planetas
es como un viaje sin maletas

Cuando un libro se acaba
a mis amigos digo adios
y en mis sueños me acompañan.

Carla Guillén – 2015

2ª semana dedicada a mi mismo.

Esta semana, con mis recién estrenados 48 años voy a hacer otra semana dedicada a mi mismo. Ya sabéis, esas entradas en las que dejaré algún relato, poema y otras cosillas, porque me encanta que me hagáis la pelota.

Para abrir boca la segunda parte de:

Historias sobre las cosas malas de la vida (aquí la primera)

 

Giró un cuarto de vuelta el interruptor que ponía en marcha su maquina, y como activado por la misma chispa, su cerebro comenzó a trabajar.

La casi total incomunicación que existida entre sus compañeros la mayor parte del día, le permitía centrarse en sus historias. Desde pequeño le había gustado escribir. Pequeñas historias llenas de fantasía que en su adolescencia se convirtieron en tórridos relatos que le servían para saciar la necesidad de compartir su cuerpo con el de otra persona. Eran sus pequeñas historias sobre la vida cotidiana, o historias sobre las cosas malas de la vida como a el le gustaba llamarlas. 

Echó un vistazo a su alrededor y vio a sus compañeros pendientes de sus maquinas. ¿En que estarían pensando? Los conocía bastante bien y estaba seguro de que seria capaz de adivinar lo que pasaba por sus cabezas. Cosas no demasiado parecidas a las que  el escribía. Las mismas cosas que todo el mundo piensa pero que raras veces se atreven a expresar en voz alta. Quien sabe si por miedo a reconocer lo tediosa que les resulta su existencia y de esa manera tratar de ocultar una realidad evidente.

Volvió a sus propios pensamientos y así paso el resto de la mañana.

                                     ***************************

Si hay algo realmente deprimente, eso es trabajar por las tardes. Incluso cuando era pequeño odiaba tener que interrumpir sus juegos para volver al colegio.
Claro que habrá gente que piense que hay cosas mucho peores. La programación televisiva, el debate sobre el estado de la nación, las tardes de domingo. Pero nada de eso era comparable con las jodidamente deprimentes tardes de trabajo en su fábrica. Habitualmente y debido a la crisis, el trabajo había descendido considerablemente y la mayor parte de la producción se realizaba por las mañanas. Por las tardes se dedicaban a limpiar y a poner a punto las maquinas para que al día siguiente funcionaran correctamente. Así que pasarse toda la tarde, destornillador, espátula y estropajo en ristre no era lo que se dice la mejor idea que se puede tener de pasar tres horas de una oscura tarde de diciembre. Afortunadamente, pensó, que como toda regla tiene su excepción aquella tarde era menos mala de lo habitual. Al día siguiente era jueves y fiesta, así que con la perspectiva de un largo puente por delante, se sintió más animado para pasar una tarde más limpiando su jodida máquina.

Como si realmente le importara lo que estaba haciendo pasó una hora prácticamente sin pensar en nada y parecía estar tan a gusto como parecían estarlo el resto de sus compañeros.

Sin ser demasiado apremiantes, sintió ganas de ir al baño. Además, era una manera como otra cualquiera de perder cinco minutos. Empujó con el pie la puerta de los servicios. Incluso antes de entrar sintió el nauseabundo olor que salía de los urinarios. Meó y tiró del agua que arrastró en su camino algunos pelos rizados que llevaban varios días de tranquilo reposo. La mujer de la limpieza, eso al menos debía de figurar en su nomina, no se ganaba precisamente el sueldo que le pagaban. Se encogió de hombros delante del espejo, y arrojó a la papelera la toalla que había usado para secarse las manos.

Cuatro días de entera libertad. Con esta idea en la cabeza, se entrego al rasca frota rasca que tanto parecía complacer a sus compañeros.

Cinco canciones que cambiaron la vida a….Gabby – 6

Toca decir adiós a Gabby, su avión sale ya aunque espero que nos vuelva a visitar la próxima ocasión, Seguro que habrá más oportunidades.

Cuando reté a los tres blogeros para que compartieran los cinco conciertos de su vida, pensé en Gabby ya que dos de sus canciones le traían recuerdos de sendos conciertos. La de ayer con Stratovarius y su coqueteo con el gas pimienta y el de hoy de la mano de los mexicanos Luzbel pioneros en su país en este género. Sobre el nombre de la banda me parece oportuno abrir un parentesis y hablar de una las estatuas más imponentes y misteriosas de Madrid. Yo quedé sobrecogido con la fuerza que transmite. Me refiero a la estatua del Ángel caído situada en el parque del Buen Retiro y que corona la fuente diseñada por José Urioste y es obra del escultor madrileño Ricardo Bellver.

AngelCaido-Thermos

Según la tradición cristiana un ángel caído es un ángel que ha sido expulsado del cielo por desobedecer o rebelarse contra Dios. Son ángeles caídos: Grigori, Lucifer, Lilith, Mefistófeles, Semyazza y Belial aunque el más conocido es Lucifer que traducido  significa reluciente, brillante o portador de la luz. Pero desde que se opuso a las ordenes de Dios,  pasó a denominarse Satanás o Satán, aunque este nombre significa oponente o adversario, también existe la denominación de Luzbel que significa “Luz Bella”.

Luzbel es el único personaje que aparece en el monumento, a excepción de la serpiente, que representa el pecado de la soberbia y que puede contemplarse enroscada en su brazo, pierna y torso. De esta forma lo inmoviliza y vencido, es  expulsando del Paraíso y arrojando al infierno. Desde el punto de vista esotérico, Luzbel o Lucifer simboliza el conocimiento de lo arcano. Es el encargado de portar la luz. Lucifer se asocia al mito griego de Prometeo, que sustrajo el fuego de los dioses para acercarlo a los hombres.

La Glorieta del Ángel Caído se encuentra a una altitud topográfica oficial de 666 metros sobre el nivel del mar. Esta coincidencia con el llamado Número de la Bestia, hizo que en los años 30 y 40 del pasado siglo el monumento del Ángel Caído fuese lugar de reunión de sectas satánicas, aquelarres y otro tipo de actos esotéricos, motivo por el que llegó a peligrar su existencia y se planteó su retirada del Retiro. La Iglesia mostró su descontento por la implantación de la escultura y lo que significaba, pero el Ángel Caído perdura con el paso de los años.

Personalmente me recuerda a Laoconte y sus hijos (por la torsión del cuerpo y las serpientes enroscadas alrededor de él) de la que en la escuela de artes teníamos una reproducción a tamaño natural de la misma. Años más tarde disfruté del original en los Museos Vaticanos.

Comparando el punto erótico festivo del recuerdo de hoy de Gabby, en un concierto de Pantera, la sensacional banda del malogrado Dimebag Darrel, su bajista Rex Darrel antes de la actuación, cuando frente al escenario nos congregabamos un puñado de aficionados, salió a saludar a la peña “mira que majo” pensamos y en esto se da la vuelta, se baja los pantalones y nos dedica un calvo jajajaja. Por lo demás un concierto de diez. Actuaban de teloneros de Judas Priest junto a los canadienses Annihilator.

Luzbel – El Ángel de la lujuria.

“Esta canción me recuerda tantas cosas, días, conciertos, salidas, pero en especial recuerdo un concierto que brindó esta banda en la capital, el vocalista Arturo Huizar realizó un acto enfrente de todos (no paro de reírme al recordarlo) traía una acompañante y hasta la fecha no sé si era su esposa, novia o lo que fuera, pero al cantar la canción “El ángel de la lujuria” Arturo bajó la blusa de su acompañante y empezó a besar sus pechos jajajaj fue asqueroso jajajajaja pero bueno le dio ambiente a la canción, no lo negaré.

Agradezco a Salva por esta bonita dinámica, será interesante leer las experiencias de los demás, por mi parte tengo muchas canciones que me recuerdan a personas, momentos y demás, pero estas 5 son las que están marcadas de por vida.”

Buenas noches Mentalparadisian@s – The White Buffalo

OB-YH975_whiteb_E_20130725091006

Muchas de las canciones de The White Buffalo se pudieron disfrutar en la serie Sons of Anarchy. Desde versiones de clásicos de siempre como The House of Rising Sun a temas propios como este con el que cerramos la semana. He de confesar que la primera vez, bueno, y la segunda también que escuché esta canción los ojos se me pusieron vidriosos y no hay vez que la escuche que los pelos no se me pongan como escarpias. Si esto no os emociona, cierro el blog. 

Buenas noches y buen finde.

Recuerdos de mi infancia – 3

El domingo cumplo 48 años, que se dice pronto ¡48! Ese 26 de abril de 1967, el del verano del amor y el festival de Monterrey, mis padres, Salva y Tere, después de varios intentos fallidos atinaron y me tuvieron a mí. Lo he dicho muchas veces, no tengo nada que reprochar a mis padres. Las quejas de una lejana adolescencia parecen un sinsentido cuando echamos la vista atrás y afloran los recuerdos, esos momentos mágicos que no hay que olvidar y que cuando el almanaque de tu vida comienza a adelgazar, se hacen cada vez más presentes.

Recuerdos en estos papeles virtuales he dejado unos cuantos: Recuerdos  de infancia, anecdotarios de mi adolescencia, recuerdos de mis padres y en un día tan señalado como hoy no podía dejar pasar por alto la ocasión y compartir con vosotros dos de los momentos, no diría que más felices de mi vida pero si que son de los que con más cariño guardo en mi memoria, que por el momento parece estar perfectamente amueblada.

Tere Etayo y Salvador Guillén-1959

Mis padres en 1959

Si de mi padre el recuerdo mas vivo es el de su sentido del humor, de mi madre mis recuerdos de infancia tienen olor a hospital. Hubo una época o así lo recuerdo yo, en que por una cosa u otra siempre estaba ingresada.

Una de esas ocasiones fueron las navidades de pongamos una fecha al azar, 1973/74, yo era muy pequeño y mi madre estaba ingresada por un problema renal. Mi hermana y yo estábamos en casa de mis abuelos preparando la que para mi iba a ser la Noche Buena más triste de mi corta vida. Mi abuela estaba preparando la cena en la cocina económica, esas viejas planchas de hierro fundido que a base de leña o carbón, configuraba el centro de la vida de una familia normal de los 70. Servían para todo: Calentaban la casa, el agua para el baño y eran ideales para reciclar los desperdicios. 

El timbre de la puerta sonó inesparadamente, “Nene, abre la puerta” dijo mi abuela. Al hacerlo me quedé paralizado. Delante de mi, perfectamente peinada, con su trenca azul turquesa, estaba mi madre. Yo no sabía que hacer. Si reír, llorar o salir corriendo. Me abracé a ella y creo que no me separé de mi madre en toda la noche. Le habían dejado salir y tenía que regresar después del día de navidad. Evidentemente mis abuelos y mi hermana estaban al corriente pero no me habían dicho nada.

Esa imagen de mi madre en la puerta delante de mi aquella lejana Noche Buena la recordaré siempre.

Otro de los grandes recuerdos familiares, tiene como escenario la mesa de la cocina del viejo piso de la calle Santa Isabel en donde vivimos hasta que tuve 18 años. En casa todas las decisiones se tomaban de común acuerdo, al menos aquellas en las que nosotros podíamos opinar. “Vamos a sentarnos” decía mi padre. Y la mesa de la cocina era testigo de esas decisiones: Si cambiabamos de tele, adonde iríamos ese verano de vacaciones o si preferíamos moqueta o sintasol. Sentados en aquella mesa, recibimos nuestra primera lección de democracia

Esa mesa también estaba presente en uno de los ritos que con más cariño guardo en mi memoria. El reparto de la paga de beneficios. Un poco antes del verano y antes de cobrar la extra de vacaciones mi padre recibia una paga de beneficios. En aquellos tiempos las nominas no se llevaban demasiado y el sueldo se entregaba en un sobre. Mi padre nos llamaba a reunión y sabiendo lo que  nos esperaba, con una mezcla de impaciencia y con los nervios a flor de piel mi padre comenzaba el reparto. Del sobre color sepia extraía un billete de quinientas pesetas con Ignacio Zuloaga como convidado de piedra “Este para mamá” nosotros mirábamos con ojos desorbitados el billete que parecía recién salido de fábrica.

“Este para Mayte” y mi padre deslizaba un billete marrón con la atractiva efigie de Gustavo Adolfo Becquer para mi hermana ¡Cien pesetas! “Y este para tí” ¡otras cien pelas! Y vuelta a empezar, quinientas pesetas para mi madre y cien para mi hermana y cien para mi. Al final tenía un fajo con diez billetes de cien pesetas que eran una autentica fortuna para una chaval de ocho, nueve…diez años.

No se cuando comenzó ese ritual, solo se que cuando los sobres desaparecieron y mi padre empezó a cobrar a través del banco no volvimos  a hacerlo. También éramos más mayores y empezámos a comprender el verdadero valor del dinero.

Esos dos son solo algunos de los muchos recuerdos que guardo en el trastero de mi memoria.

Cuando revivo estos recuerdos no puedo evitar esbozar una sonrisa y siento un poco lo que cantaba Camilo Sesto en una de las canciones favoritas de mi padre “Algo de mi se va muriendo”

Cinco canciones que cambiaron la vida a….Gabby – 5

Los recuerdos de Gabby con su canción de hoy buen podrían formar parte de esos conciertos de tu vida a los que nos ha retado Juanlu.

Por mi parte, el primer contacto que tuve con la música de Stratovarius fue hace mucho gracias a mi prima Vanessa que me dejó Destiny, todo un discazo. Hace unos meses y con el Nothing Else Matters de fondo me comentó si no iba a dedicar una entrada en Mentalparadise a Stratovarius. Generalmente suelo hablar de bandas que me gustan mucho y no es el caso de los Strato. Me gustan y punto. Pero no me matan. De todas formas Vanessa te dedico esta entrada.

Strat-logo

Stratovarius – The Kiss of Judas

“Esta canción en especial me recuerda cuando salí de un concierto de Stratovarius hace unos años, y afuera parecía que había pasado una estampida. Policías y chicos se había agarrado a piedras, palos, y demás. Cuando salí tuve una reacción de asombro y aspiré profundamente gas pimienta que estaba regado en el ambiente jajajaja no podía parar de toser jajajajaja ahora me da mucha risa cuando lo recuerdo pero en el momento me asusté mucho.”

Buenos días Mentalparadisian@s – Accept – Blind Rage

ACCEPT-1

Por fin es viernes. Nos despedimos de los alemanes Accept con la misma energía con la iniciamos la semana. Este  Final Journey cierra el disco con un impresionante tramo final neoclásico inspirado en Edvard Grieg y su Peer Gynt.

¡Sujetaros fuerte que esto es heavy de cojones!

Cinco canciones que cambiaron la vida a….Gabby – 4

Uno de los mayores éxitos del rock español esta cantado en inglés. En 1966 Los Bravos y su Black is Black rompieron moldes en todo el mundo. La canción debutó en el puesto número 100 del Billboard Hot 100 Singles Chart en EE.UU. escalando hasta el cuarto puesto en pocos meses y llegando al segundo puesto en el Reino Unido. 

bands_05_84

En España se despacharon cerca de dos millones de copias, siendo todo un clásico del rock español y referencia de la década de los 60’s consiguiendo así el primer grupo nacional en lograr fama y tener un éxito musical fuera de su país. Perooo….Según Ángel Casas en su libro “45 revoluciones en España”, solo la voz de Mike Kogel, Mike Kennedy en su carrera en solitario y los coros pertenecen a la banda. Tras firmar contrato con la discografica Decca, pusieron rumbo a Inglaterra para grabar sus canciones. Una vez en el estudio y debido a la presión de los Sindicatos de Músicos los miembros de la banda fueron sustituidos por músicos de sesión con el fin de generar trabajo a todos aquellos súbditos ingleses cuyo fin era hacer y crear música. En ese mismo libro, Ángel Casas apunta que entre los músicos contratados para grabar Black is Black, había un joven guitarrista llamado Jimmy Page, aunque este detalle jamás ha sido confirmado ni desmentido por ningún miembro de Los Bravos. No así el propio interesado como veremos más adelante.
Sobre Page también se ha rumoreado sobre su participación en el clásico de los Kinks “You Really Got me”, aunque Dave Davies se ha encargado en varias ocasiones de desmentir el echo: “Yo, Dave Davies, inventé el sonido de la guitarra distorsionada y toqué el solo de ‘You Really Got Me’ y Ray Davies tocó la guitarra rítmica. Nunca utilizamos a NINGÚN otro guitarrista en los éxitos de los Kinks”. Por su parte Jimmy Page si que grabo algunos riffs en el disco de Kinks pero negó en la BBC que fuera el quién tocara el solo de la mítica canción: “En verdad no hice mucho en los discos de los Kinks. Sé que hice un par de riffs en su álbum, pero no puedo recordar cuáles. Sé que Ray no aprobaba mi presencia. Los Kinks no me querían allí cuando grabaron. Fue idea de Shel Talmy (el productor)”.
Volviendo a Black is Black y preguntado sobre el asunto en una entrevista con el diario El Pais, Jimmy Page parece que harto del tema responde de forma poco elegante: “¿Que si toqué en el Black is Black de Los Bravos? No me suena. De todas formas, yo no quisiera que se me recordara por un trabajo tan poco estimulante como ese. Tocar en el estudio era como fichar en una oficina. De las nueve a las doce, con una cantante. De la una a las tres, con un grupo. Por la tarde, con una orquesta. Muchas veces, ni sabíamos el nombre de la canción… ¡o del artista!”. Leyenda urbana del rock o realidad, el caso es que Black is Black, opiniones de Page aparte, es una canción que ha pasado por méritos propios a la historia del rock español.

Y ahora si. Le toca el turno a Gabby.

“Esta canción es muy especial para mi. Me recuerda a un jefe que tuve y que fue el mejor que he conocido hasta el momento (Mencionar que le encanta esta canción, cuando escuchó que a mi también nos hicimos muy buenos amigos hasta el día de hoy) al igual que un compañero de trabajo, nos divertíamos mucho escuchando música mientras trabajábamos los sábados por la mañana en la oficina, esos días eran de viento y un color muy bonito en el cielo, casi similar a estos días de noviembre.”